Index

Sections
Editorial
Stage
Textual
Translation

Users
Login

Searches
Search

Módulos Shakespearianos


2.0 shakespeare.uv.es @ uvpress.uv.es


shakespeare.uv.es @ uvpress.uv.es

 

 

Este entorno-plataforma de investigación-edición propone analizar y actualizar, discutir y reflexionar sobre las teorías y las prácticas que ofrecen tanto Internet como las TIC en relación a las Obras Completas de William Shakespeare, y para ello nos serviremos, en la mayoría de los ejemplos, de su tragedia 'Titus Andronicus'.

<>También se plantearán las dificultades y problemas así como las novedosas posibilidades con las que nos hemos encontrado en nuestra labor como escribas, académicos-editores-traductores y que los anglosajones resumen en el término 'scholars', y debatiremos las respectivas soluciones desarrolladas por nosotros al usar herramientas de edición, traducción literaria, filtrado (sieving) y diseño virtual propias del entorno interactivo y digital.

<> Así explicaremos también por qué y cómo hemos tenido que inventar nuestro propio sistema referencial y operativo para codificar, gestionar, almacenar y presentar todos los datos (ítems) relevantes integrando éstos en módulos (=paragraphs) que a su vez configuran los ficheros (files) que se agrupan en archivos (folders) para eventualmente publicarlos vía nodos en nuestras páginas web (websites).

Un principio básico resultado de la presente investigación es que el sistema binario de la digitalización aporta a las ediciones on-line varias dimensiones que anteriormente desconocíamos y que no existen como tal en la 'Galaxia Gutenberg'. Por ejemplo, hemos descubierto que trascendiendo la lógica del 3 o las clásicas Tríadas hemos descubierto, para nosotros, una 4ª dimensión que llamaremos nD y que nos ha posibilitado navegar la complejidad de la investigación propuesta. Así, entender que la tríada del tiempo: pasado, presente y futuro obvia y, a veces a propósito, oculta la relatividad temporal imperante del siglo XXI, del siglo en el que se ha producido el mayor de los cambios paradigmáticos que se recuerdan en la historia de la humanidad y de las ciencias. El cambio de lo analógico al mundo digital, de lo asíncrono a la sincronía más absoluta, del tiempo real al virtual. Un cambio por el cual hemos pasado de a penas tener acceso a las fuentes originales (recuerdo mis viajes a Stratford-upon-Avon) a una abundancia de ellas de tales magnitudes, que la wikipedia se nos asemeja un simple bloc de notas en la blog-esféra actual.

¿Cómo ordenar el 'Universo Shakespeare' en sus multiples facetas y formatos? ¿Cómo distinguir entre lo relevante y lo anecdótico o trivial? ¿Cómo asegurar la validez de la información y su consistencia? ¿Cómo tratar con un 'corpus' tan complejo y variopinto? ¿Cómo filtrar=sieve y volumentar todos esos volúmenes?

A contestar estas y muchas más interrogantes es a lo que hemos dedicado el presente esfuerzo realizado.

<>Proponemos repensar, por ejemplo, la triada del tiempo (pasado, presente, futuro) complementándola con un 4º elemento o dimensión que para nosotros es lo eterno. Trabajar sobre Shakespeare implica, antes o después, más bien siempre, estar en sintonía con él, con su época, su lenguaje y su sociedad. Pero ¿cómo lograrlo? ¿Cómo integrar tantas cosas tan dispares, tantos formatos, tantas ediciones y traducciones, tantas puestas en escena, tantas versiones cinematográficas? Tradicionalmente se tiende a la especialización, profesionalización, hacia la fragmentación o el fractal con el que re-des-construir/traducir este genio de la literatura.

 

<>De alguna manera sabíamos que Shakespeare construye de lo individual, (Titus, Othelo, Macbeth, Lear, etc.)  lo dual (R&J, A&C, T&C, MfM) y sin interrupción alguna llega a lo social (MWW, CoE,MaaN,LLL, etc.) que claro está, son las obras y planteamientos numéricamente más frecuentes en su repertorio o canon. Sin embargo, a nadie se le escapa la 4ª dimensión en Shakespeare: y el TITUS como todas las otras obras que faltan en el anterior listado son esa 4ª dimensión. Tiempo, Time, su mayor obsesión y su pasión más ilimitada. Se trata de ver, tal como hace Shakespeare a lo largo de su obra, lo individual, lo dual, lo social desde la perspectiva que da la historia, lo eterno, el hoy de lo de siempre. Así también el espacio es el tiempo, el "aquí y ahora" del Zen, igual que hace él debemos ver lo local (Roma, Inglaterra, Italia, Islas, etc.) y traducirlo para verlo de forma globalizada o al menos permitir que sea validado como universal, como atemporal, por lo tanto válido para siempre, para la eternidad. No es el autor más contemporáneo por que se le traducza, por que se le represente, por que se le adapte o versione, imite, copie, plagie o directamente reinvente. Todo esto es así por que él lo posibilita y favorecé, así fue el Renacimiento que le vió trabajar, vivir, disfrutar y reproducirse. Renaisance, que incultos como Bush lo convierten en "born again"=renacidos. Shakespeare cual Ave Fénix sólo re=nace consumiéndose, convirtiéndose en pura energía, la imaginación que da forma a los sueños, 

<><>Vivió un momento de la historia y en la evolución humana que resulto ser decisivo y que gracias a la imprenta de Gutenberg pudo soñar con utopías, vivir realidades, que hoy llamamos virtuales y que, para quienes carecían de otros 'entretenimientos', lo encontraban y vivían en el 'Globe Theatre'. La arquitectura escénica pretendía ser 'global (globe)' como también sus obras, personajes con los respectivos dilemas morales, éticos, filosóficos pretendían tener una validez universal, atemporal o eterna. La respuesta subjetiva de los personajes de Shakespeare siempre son objetivadas en los diálogos, indistintamente a que estas sean emociones, opiniones, experiencias o saberes. Si las presenta un indivíduo (Hamlet, Julius Caesar, Othello, etc.) es a través de las réplicas de los demás personajes los que nos recuerdan que hay que ser más objetivo (Ophelia, Brutus, Iago, etc.). El público vive y participa en ese diálogo teatral como en un debate, con rechazo (pataleo) a personajes o actitudes o con apoyo y simpatía (aplausos). Si las tragedías siempre implican la inevitable derrota del heroe protagonista (modelo clásico=greco-latino), el melodrama es la versión reservada por Shakespeare para las escenas de alcoba, para los conflictos duales o de pareja, sean matrimonios o amigos, reyes o bufornes. La comedia siempre (por defecto) es colectiva, presenta aspectos sociales y se resuelven de forma positiva (happy end) por que toda sociedad sabe como resolver sus problemas morales, éticos, filosóficos o religiosos. Los problemas sociales se resuelven socialmente con el debate público, sacando a la luz lo que de otra forma queda oculto. Para ser felices hay que enfrentar la realidad de todos no sólo la de unos cuántos.

<><>La cuarta dimensión en la anterior reflexión obviamente es el humor, y es por ello que está presente en los tres modelos/géneros anteriores. Tanto si es como elemento contrapuntístico (tesis=antitesis) en las tragedias, o como variación-repetición (la rutina de la pareja, lo cotidiano) en el melodrama o el denominador más común para alcanzar la catarsis (climax, resolución final) en las comedias, siempre veremos en todas sus obras un hilo conductor de humor más o menos fino, más o menos grueso que se extiende por toda sus obras.

El punto de partida que representa la reflexión informal (brain storming) o la simple acumulación de información permite pronto una formalización que pretendemos sea exportable y compartible con muchos de nuestros colegas. Así por ejemplo, hemos elaborado un sistema de abreviar las obras de Shakespeare partiendo de una recopilación de modelos, fuentes y estándares para posteriormente encontrar soluciones formales viables y que técnicamente sean eficaces. La aplicación de las nuevas tecnologías, obviamente, ha sido decisivo en las conclusiones a las que hemos podido llegar. Curiosamente toda solución técnicamente correcta acaba proporcionando una sensación de belleza que necesariamente debe ser resultado de su valor artístico.

 

Por último, para no hacer este resumen demasiado farragoso o incomprensible diremos que la dimensión 'nD' o 4ª dimensión en realidad puede operar también integrada en series de carácter superior. Si en Shakespeare hablamos de la dimensión temporal es por que de alguna forma todos compartimos nociones temporales similares o bastante parecidas. Así por ejemplo para ir más allá del pasado, present, futuro dividimos nuestras cronologías en bloques temporales que de mayor a menor son: milenios, siglos, décadas, año, mes, semana, día, hora, minuto, segundo, microsegundo, nanosegundo. Y a cada una de esas unidades temporales le corresponde una concepción del tiempo diferente pero igualmente coherente y lógica: tiempo irreal, tiempo ideal, tiempo político, tiempo económico, tiempo menstrual, tiempo sabático, tiempo rutina, tiempo cita, tiempo formal, tiempo real, tiempo virtual y el tiempo absoluto.

Con la confianza de que ante un gran reto epistemológico y semiótico como el cambio de paradigma actual todos sabremos encontrar las respuestas más eficientes y viables; invitamos a nuestros lectores a seguir con nosotros este apasionante trabajo de re-descubrir inventando-filtrando lo que de Shakespeare hay en cada uno de nosotros.

 

 

© uvpress.uv.es/presentación 2.0

 

 


Artículo de  Vicente Forés López , publicado el 03 Mar 2009 en © 2004 - 2009, Shakespeare.uv.es

| Volver |
Print